10 dic. 2007

Teoría de las Cajas (o Tutorial Básico de Autoanálisis)


En alguno de sus ensayos (no recuerdo exactamente en cuál), Ernesto Sábato dice que todos tememos a las matemáticas porque un error en ese campo se evidencia rotundamente, de tan perfecta y exacta que es. Y que, en cambio, en materias como política todos nos lanzamos a opinar sin conocimiento sustentable, ya que un paso en falso quedaría enmascarado en la inmensidad de opiniones y aristas que comprenden la complejidad de dicha asignatura.

Como toda persona que coquetea con la ciencia, siempre me desveló, cuando no angustió dramáticamente, no entender determinadas cosas.

De chica desarmar cajas era una buena forma de abordar el problema. Deshice al menos una docena de objetos musicales varios , radios y juguetes para ver que tenían adentro, qué y cómo los hacía andar.
Recuerdo con una memoria casi patológica (patológica para mi, que nunca me acuerdo nada) la emoción de descubrir el rodillo con los puntitos en relieve de una cajita de música. Me acuerdo absolutamente cada detalle: qué tenia puesto, el patio de mi abuela, el paredón, los árboles que tenían frutas y los que no.

Más grande, cuando esos misterios perdieron su encanto (o no, pero sobrevinieron otros menos tangibles) me empezaron a preocupar otras cosas: procesos, reacciones, consecuencias, decisiones, elecciones, sentimientos.

Y acá, aun no sé si por desgracia o por fortuna, todo es más complicado. Menos ejecutivo, menos perfecto, menos claro. Toca llorar mucho, hablar con los amigos, hablar con el psicólogo, dudar de la carrera, leer algun que otro existencialista, caer en la cuenta de que se entendió todo mal al volver a leerlo un tiempo después.

Ahora todos sabemos, o al menos yo sé , ya no se trata de desarmar cajitas, sino que, en un intento infructuoso de desprenderme de la angustia de no comprender lo que me rodea, ordeno, selecciono, tamizo, pongo todo en su lugar. Armo cajas con rótulos y tengo entonces mejor manera que encontre de simplificar el caos que me desconcerta.

Reirme como desquiciada no es solo un prejuicio, es la manera que encontré de no enfrentar lo desconocido. Mofarme de una vaga que estudia expresion corporal o mimo y no una ingenieria es en realidad evitar ponerme a pensar qué tiene esa persona que yo no que hace que sienta seguridad con algo tan cuestionable.

Llegado este punto, armo mis cajitas, atino a dominar el desorden y las miro satisfecha y las muestro orgullosa. Porque, entropia o experiencia doméstica mediante, todos sabemos la cantidad de energia que necesitamos para que el desorden se vuelva orden.

Lo bueno de esto de armar cajas es que si, es mas facil y lo que antes me amargaba hoy logra que me ría a carcajadas.

Lo malo es que proporciona una vision parcial, caprichosa y acaso irreal del mundo.

Y lo que no es ni bueno ni malo, pero es muy cierto, es que las cajas son nada más que un sitio de paso en el cual las cosas se quedan sólo hasta que les encontramos un lugar más acorde, funcional y definitivo.

Así las cosas, será cuestion de ponerse a desarmar.

12 comentarios:

Andy W dijo...

Dado que armar las cajas fuera de orden o cometer un burdo error queda netamente en evidencia es muy crítico poder tener criterio y objetividad al discernir qué merece ir en cada caja, qué atributos considerar y cuáles no, y poder tener una cierta norma de clasificación que sea razonable y aceptada.

De lo contrario podés cometer graves e imperdonables errores, y nadie quiere eso.

elRober dijo...

Yo no sé qué onda... pero Betty, quiero que sepa que ud va a ser la tía y Doctora de mis hijos.

Ah, cuando tenga que hacer una mudanza ya sé a quién pedirle cajas.


¡Beso!

Andy W dijo...

Canto Madre y Doctora!

Iota dijo...

Me pareció un post genial. Por los recuerdos, por cómo me identifiqué y por varias cosas más que no sé decir.

Saludos!

Betty Carol dijo...

andy W: claro

elrober: AYYYY lo adoro. La semana que viene vamos de copas.

andy w: MOYOYOYOYAAYTWEWREFEWWWGhhh

iota: es un honor

Alicia dijo...

Y yo soy todo lo otro: no retengo las clasificaciones, no tolero las teorías tranquilizadoras, o el conductismo, o que mi mamá rotule las cajas de zapatos, o el zodíaco, y mi placard es un agujero negro del que nunca se sabe qué puede salir. Y entonces algunas veces añoro ser como Betty.
besos

Andy W dijo...

Tu approach es más caótico pero más sano, Alicia.

Betty Carol dijo...

ali: AY, no. Es tan estrecha la idea que se tiene de las cosas, asi.
Y es autolimitado, tambien.
Le deseo con todo mi corazon que siga en el más profundo de los desórdenes.

andy w: Ud no sabe qué cosas son más o menos sanas. Ya me está desplazando de mi ñlugar de gurú de las parejas, pero pienso defender con uñas y dientes mi posición de gurú de la salud.

Andy W dijo...

Hablo de sanidad mental, tema en el cual Ud. claramente no está calificada para hablar.

Alicia dijo...

Andy W & Betty C:
ay, no se me peleen delante de la gente que queda feo! supongo que la salud -mental y de la otra- está más cerca del equilibrio...aunque en eso la experta es otra.
besosss

Betty Carol dijo...

Retiro todo lo dicho.
NO podés estudiar Mimo o Inglés, porque NO.
Perdon, lo intenté, pero no me sale.

Es que me acabo de enterar que hay una MUESTRA de EXPRESION CORPORAL en un CENTRO CULTURAL que es una CASA TOMADA y no puedo parar de reirme desaforadamente ni de cargar con cartuchos mi Ithaca.

Vagos atorrantes, ya verán.

FANSHAWE dijo...

cuanto tiene que ver esto :
http://gelatinareal.blogspot.com/2007/12/teora-de-las-cajas-o-tutorial-bsico-de.html
con esto :
http://gelatinareal.blogspot.com/2007/08/el-gato-de-schrdinger.html
eh ?