25 nov. 2006

Autosuperada

Photo by Lux
Mi involución emocional desconoce cualquier tipo de límite y entonces no hago más que batir mi propio récord: ahora me enamoro de personas que hace años que no veo.

14 nov. 2006

Exs



Y sí.
Volví al estudio de tumores.

Y, por ende, a esta manía de clasificar todo.

12 nov. 2006

Ciudadana

No entiendo la razón por la cual si YO no puedo encenderme un cigarrillo en un café porque perjudico a alguien que no fuma, tenga que soportar -siendo nulípara- que una criatura malcriada llore como un marrano poseído a un volúmen que holgadamente supera los 60 dB recomendados, todo en el único ansiado momento del día en el que puedo hacer una pausa y todo mientras la estúpida de la madre sigue tomando un licuado, como si nada.
No es bronca, ni frustración, ni siquiera impotencia.
Nada más me siento discriminada.

4 nov. 2006

Guía Básica de Besado

Concebida en el concurrido espacio para los comentarios, hoy les acerco la Guía Básica de Besado: un simple cursillo para disfrutar, a todo amor, aún más de esta espléndida primavera.
Se describe a continuación los tres pasos básicos para aprender de una manera rápida y efectiva la milenaria técnica del besado.

Como todo exámen semiológico (qué mas semiológico que un beso), dividimos el procedimiento en 3 pasos, a saber: inspección, palpación y auscultación. En realidad, en todo exámen semiológico existe uno más, pero no lo consideraremos porque no es aplicable en este caso.
1) Inspección: Mire a su compañero/a con detenimiento. Mire sus manos, mire su boca, mire cómo reaccióna cuando Ud. mira su boca.
Por ejemplo, si usted mira la boca de una dama y ella decide, en ese momento, hincar el diente en una hamburguesa triple, no insista. No quiere ser besada y un nuevo intento puede resultar molesto o incómodo para ambos. En cambio, si cuando mira su boca, ella lo mira a los ojos, tiene altas probabilidades de concreción.
Para las lectoras, si ve que el beso es inminente, no se quede sentada en su silla formando un ángulo de noventa grados entre su espalda y el asiento, más bien facilítele la tarea al caballero inclinando el torso levemente hacia adelante, sin dejar de mirarlo a los ojos. O Puede, incluso, ensayar una caída de párpados mientras avanza sobre la mesa, para terminar de abrirlos cuando llegue al punto final (la mitad o un poquito más).
Dentro de este punto se incluyen, además, observaciones de la arquitectura mandibular a fin de detectar sobreelevaciones, ortodoncia, tamaño de la boca, elementos como chicles o caramelos, tensión de los labios (si ve que esta propiedad escasea, sepa que recibirá un beso "blando" y tal vez pueda retirarse a tiempo)

2)Palpación: El contacto de manos es muy importante cuando de un primer beso se trata.
Un detalle encantador es, siempre y cuando perciba que será correspondida -si el mira su boca por ejemplo-, tomar con el dedo meñique de su mano el dedo meñique de la del caballero.
O mano sobre mano.
O enlazar 4 últimos dedos con 4 últimos dedos.
Este sencillísimo pre-test le permite confirmar la estabilidad del suelo. O , dicho en terminología hídrica, si hay agua en la pileta.
Por otra parte, la mano en la boca posterior al beso, adquiere un carácter afrodisíaco o inmensamente tierno, según la presión que haya deseado utilizar y el recorrido decidido.
Puede deslizar suavemente el dorso de un dedo sobre la boca de su compañero/a, intentar entreabrila apenas o sencillamente esbozar una simple caricia una vez terminado el beso.
Estrujarle los labios y hacerle como un conejito queda rotundamente prohibido.

3) Auscultación: una vez que se hayan besado, retomen la conversación y vuelvan a otro beso un poco más tarde.
Corren, de no ser así, el riesgo de convertirse en el centro de atención del lugar.
O de morir por asfixia.
Y además es maravilloso escuchar hablar a alguien teniendo ganas de besarlo.

APÉNDICE I O ANÁLISIS COMPLEMENTARIOS
Si todos estos pasos se cumplieron satisfactoriamente, puede acudir a técnicas un poco más invasivas, como es el (buen) uso de la lengua. Al segundo o tercer beso puede comenzar a utilizarse este poderoso músculo. Que sea fuerte no quiere decir que tengamos de derribar con ella todas las estructuras del piso de la boca de nuestro compañero. El inicio de su acción debe ser calmado, con no mucha fuerza pero tampoco con letargo.
Se comienza rozando los sectores mas externos de la boca y se avanza prestando suma atención al efecto que generamos en nuestro acompañante. Se intenta contactar la otra lengua y se permite un jugueteo entre ellas o una pseudolucha, reservando la extensión máxima sólo para el final.

APÉNDICE II O ALGORITMOS DIAGNÓSTICOS PARA NO PERDER EL TIEMPO
Labios blandos, sin tono: sexo ultra clásico
Labios finos, duros: sexo desenfrenado, pero sin sensibilidad para adecuarse al compañero
Labios gruesos, consistencia media: Sexo generoso y perceptivo.
Si pone mano en la nuca: dominación, inseguridad en sí mismo
Si abraza la cintura: ternura
Si tiene mucha saliva: futuro Parquinsoniano
Si tiene poca: futuro Sjögren
Si come caramelos Halls unos minutos antes, mientras se prepara para atacar: tiene una madre insoportable.
Si, en la calle, mueve la cadera mientras besa: villero/a.