30 sep. 2006

Táctica y Estrategia



Desde los tiempos de Colón la conquista ha sido tema de preocupación de la raza humana toda.
Ya sea aplicado a tierras, a sentimientos o a voluntades lo cierto es que el ejercicio de conseguir algo que en un primer momento no tenemos a nuestro alcance resulta en miles de tácticas milimétricamente delineadas, de logística y producción admirables.

Así, a la hora de elegir el plan mas conveniente para asegurarse la perpetuación de la especie, el sexo masculino tiende, según sus características físicas, psíquicas y sociales, a adoptar diferentes métodos que, invariablemente, los categoriza rotundamente:
Asi, tenemos:

Al que la juega de amigo:

Tiene una sociabilidad nata, es confidente y MUY abrazador.
Soporta horas de llanto por teléfono, nos saca de casa a despejarnos cuando amenazamos con intoxicarnos con una caja de Paracetamol porque pegó fuerte el SPM y nos carga sobre sus espaldas, depositándonos sanas y salvas en nuestro domicilio después de una noche en la cual nos emborrachamos hasta la epífisis.
Ha dormido con nosotras sin tocarnos un pelo, conoce nuestra marca de chocolate favorita y nos acompaña cuando tenemos que comprar zapatos y nuestra mejor amiga tiene que estudiar.
Siempre está al borde de nuestro declive emocional, conoce la mayoría de nuestros secretos, sabe qué cosas adoramos, cuáles detestamos y qué nos hace reír.
Su plan es el más ideado de todos, pero también el más macabro. Su trabajo es fino y laborioso, como el de un mínimo hilo de agua que talla una roca. Nos convence de que todos los hombres que tuvimos o el que tenemos realmente no nos merecían, nos hace sentir únicas e infinitas, nos alimenta el ego en tono de analista y prescindiendo de la obviedad de los piropos, de modo tal de que hacernos sentir fantásticas…si él está al lado.
A veces las cosas le salen bien, y se pone de novio con su amiga y son felices, llevan a cabo un emprendimiento comercial juntos y, más adelante, le contarán la historia a sus hijos.
Lamentablemente, en la mayor parte de los casos su confesión sentimental nos suena a estafa, a trampa, a engaño o a manipulación, y la hasta entonces amistad se termina junto con un cachetazo cargado de rabia y desilusión.
Al que pelea:
Empezó con esta estrategia en 7mo grado del primario y, debido a que le resultó exitosa, nunca se preocupó por retocarla o hacerla evolucionar.
En aquel momento era el que te cargaba o escribía cosas con tu nombre en el pizarrón, ahora es el que te dice que tenés granos, te trata de paisana o te recrimina errores en tu trabajo.
No entiende otra manera de captar la atención de una mujer y NUNCA va a salir de él tener un gesto caballeroso para con una chica. Jamás abre una puerta ni sostiene un abrigo ni corre una silla, no sabe lo que son las fechas de aniversario y si le hace algún regalo a su novia es porque su hermana lo increpó para que así fuera.
Lo que no sabe es que las 7 rubias y LA morocha con los que se salió le dieron bolilla porque es bellísimo y NO por su discurso de púber; así que todo se acaba el día en que se lesiona, no puede volver a jugar al Rugby y engorda 20 kilos.
Al que se pasa de sutil:

Este chico es inteligentísimo pero silencioso. Es de esos que en la clase no participan activamente jamás, pero dan cátedra si a algún profesor o ayudante se le ocurre hacerle una pregunta en público.
Hace lo posible para no parecer evidente:responde con monosílabos, nunca sonríe y evita todo tipo de contacto corporal; pero su sentimiento se da a conocer ya que Alan, su mejor amigo se encarga de comentarle al resto de los miembros del grupo que él gusta de Marianita. Esto, claro está, también es parte del plan.
Marianita, que en un principio moría de amor por él y luego sintió rebotar de alegría su corazón al saberse correspondida, un día se cansa de esperar o de sentirse una imbécil o una buscona y se pone de novia con Alan.
Al pesado:
Es hijo único y su mamá (una señora rubia, gorda y manicura) lo convenció, día a día, hace 19 años, de que él es elmáslindoelmásmejor.
No entiende que las mujeres detestan sus zapatillas Adidas escolares, sus remeras Hering y su colonia Colbert (regalo de la tía).
Es francamente lelo y con un analfabetismo social alarmante: preocupado en conquistar una chica para presentarle a su mamá, nunca se encargó de participar en actividades deportivas como los partidos de fútbol, razón por la cual, carece de amigos varones.
Pero eso no parece preocuparle, se adosa al grupo de las chicas creyendo que así será más fácil que alguna sucumba a sus bombones Dos Corazones, a sus cd´s grabados de Alex Ubago, a acompañarlo al recital de Arjona (ya que ganó las entradas llamando a la radio barrial en un programa de citas) o a sus mails con adjuntos .pps con parejas besándose en la orilla del mar y frases pegajosas.
Ellas, pícaras u oportunistas, lo usan y se ríen de él en un principio a sus espaldas y más tarde en la cara, sin ningún reparo.Dolido (es muy sensible), se dedica de lleno a estudiar Bioquímica y comparte su enorme corazón e interminable día con ratones y cobayos. Al final del día, vuelve a su casa de siempre y cena con su mamá. Muere soltero.
Al verdulero:
Nunca jugó al TEG, cree que un tablero de ajedrez es un adorno de living y la única vez que probó con el Tetris, perdió a las 4 caídas.
No sabe lo que es planificar, es rústico, primitivo y torpe. No conquista a una dama, arremete contra ella como un Scania en pendiente.
En el colegio las chicas huyen despavoridas ante tanta esa conducta tosca y agresiva, cargada de testosterona y sudor.
Como nadie baila con él en las tertulias o en las matinees (y físicamente parece mayor) un día acompaña a su primo a un boliche de treintañeros y provoca desmanes: las mujeres que rozan los cuarenta sucumben encantadas a este latin lover junior enérgico, bien predispuesto y nada vueltero.
Su corazón se desgarra el día que -tomando jugo a la madrugada, en la cocina de una casa que no es la suya- se encuentra con Marianela, su compañera dulce y angelical de la cual estuvo enamorado todo el secundario y que resultó ser la hija de la señora que conquistó la noche anterior.



24 sep. 2006

Confesiones de Primavera (y de Domingo. Un espanto, bah)

Lo que tenés, Princeso, que nunca vi, que nadie tiene y que nadie va a tener jamás es ese hambre de vivirse la vida pero sin ansiedad, esa aversión no patológica, esa alegría disfrazada de deseo, pero deseo del feliz (porque la alegría es justamente eso) y no del urgente.

Y vuelve, de golpe vuelve todo. Se va lo demás, se van los demás y me quedo sola con el domingo y con todo el recuerdo que se me viene encima, con lo que éramos y con lo que te extraño.

Y te dije que sí pero es mentira, no quiero que seas feliz. Ni un poco.
Quiero que sufras y te caigas y te retuerzas del dolor como yo.

Tu felicidad me sofoca y me humilla, porque es darme cuenta de que todos tienen razón: que somos incompatibles, que vos necesitas a la chica buena que te cocina el sábado al mediodía con un delantal a cuadros y no a la que te quiere llevar de la mano a estamparte la cara contra la belleza del mundo, a la que te llena de tranquilidad y no a la que te tapiza de inquietudes, a la que junta piedritas en la orilla del arroyo y no la que se zambulle en agua helada. Vos estarías (estas?) mejor con la que usa chatitas-con-punta-redonda-color-pastel y no con la que se desliza sobre stilettos rojos.

Igual, yo no soy de resignación fácil así que intenté la metamorfosis y todo: me compré zapatos celestes, hablé con curas y aprendí a hacer milanesas. Pero no hay caso. A mí me queda mejor el papel de ex conflictiva o de la novia devenida en interlocutora de charlas necesarias (para vos) que el de compañera mansa y duradera.

Y en el camino, por necedad o por despecho, claro, la sigo embarrando. Cuestión de ser cada vez menos digna.

Fashion Victim II

Últimamente leí varios posts que dicen que tal o cual cosa están sobrevaloradas.
Me uno, a mi manera, a la tendencia.

Ni la enfermerita , ni la azafata, ni la caperucita roja; mi nueva fantasía sexual es:

Quiero que me besen en una plaza. Y que haya sol y olor a verano.
Y que se sienta de fondo el murmullo de los nenes y los autos y los perros.
Y que el beso dure mucho y sea con los ojos cerrados.
Y sentir esa cosa de alosquince, de querer y no poder o en caso de poder no tener dónde


Yo no sé si es la edad, la maratón cotidiana o Buenos Aires, pero creo que los buenos besos (con todo y sus consecuencias) están subvaluados.

10 sep. 2006

Cross Linking

Estoy harta de ver sufriendo gente por amor. Cansada de aconsejar amigas, hastiada de las conversaciones con exs que de pronto sienten que el tiempo se les vino encima y que (como en bariloche la pasamos bien) creen que yo sería buena esposa, empalagada de mi prosa triste y melancólica referida al amor perdido.
Es que los interjuegos que se suscitan en la manera de relacionarse de las personas es macabro: al final, yo sufro porque lo quiero al princeso, el guitarrista clásico sufre por mí y Romina , la ex del guitarrista clásico sufre porque él la dejó porque sufre por mi, y se presenta en sus conciertos hecha un despojo de lágrimas.
Y entonces todo es un melodrama interminable donde los desgraciados protagonistas sentimos que la justicia brilla por su ausencia, donde al final estamos solos y expectantes de que el objeto de nuestros deseos y el que nos desea y no deseamos recapacite y venga a confesarnos su amor oculto todo este tiempo el primero, o consiga una chica buena que los quiera y los cuide el segundo.
No aguanto un minuto más esta arbitrariedad espantosa y propongo una tibia solucion: Cross Linking.
Cross linking es un mecanismo sencillo, rápido y eficiente a través del cual se pueden rescatar las mejores aptitudes de cada persona, explotar los puntos en común con otras y disminuíir dramáticamente el penar de los amantes en general.
Ejemplifico para que se entienda:
Yo salgo con Novio 6.
Para poder salir con Novio 6 dejé de salir con Novio 5.
Novio 6, por su parte, dejo de salir con su respectiva Novia 3.
Ambos somos muy felices y paseamos de la mano por el Rosedal comiendo sendos copos de azúcar artifialmente coloreada, pero nuestra dicha a veces no es tal: los llamados de Novia 3 o Novio 5 exigiendo explicaciones o propiciando amenazas varias, opacan nuestro amor, empalagoso y rosado como nuestros copos.
Es evidente que ninguna de las quejas de estos seres del pasado tendrán el efecto que ellos desean, y es deducible también que al dolor de la separación se le suma el de la soledad.
Novio 6 es lindo, bueno, inteligente e interesante.
Novio 5 era aún más interesante, tocaba la guitarra de una manera indecentemente buena, pero no era tan lindo y tenía una triste relación con las drogas duras, con una evidente y consecuente paranoia y ciclos anímicos variados; razones por las cuales lo dejé. Tampoco me gustaba de él sus amigos de teatro y su espíritu de artesano de plaza.
Novio 6 salía con Novia 3, una divertida y liberal muchacha de 28 años quien aceptaba gustosa todas las salidas que él le proponía, ya que nunca tenía que estudiar ni trabajar.
Abusaba del estilo hippie chic (cosa que a él le encanta), no tenía inconvenientes en tomar vino todas las noches y exponía un atrapante discurso acerca de la estructura de la sociedad y la libertad del ser.
Sea cual fuera la razón por la cuál el decidió abandonarla, lo cierto es que ella quedó destrozada y perdida sin saber qué hacer con sus pedazos de discurso liberal y falso.
En fin, si bien es verdad es que lo mío claramente no es la filantropia , también es probable que despojarse de estos puntos de nuestro respectivo curriculum emocional harían las cosas un poco mas simples.
Si presentáramos a Novio 5 y Novia 3 ellos tendrían altas chances de hacer una pareja perfecta: irían ambos de vacaciones al sur con los cacharros colgando y tintineando en la base de la mochila, pintarían afiches con tinta roja en las facultades de las cuales no son alumnos o amasarían brownies de marihuana al son de Silvio Rodríguez.
O también podríamos presentar a mi guitarrista número 3 y la bailarina que salió con él. El primero adoraba a las chicas que hacen danza y es fácil imaginármelos yendo juntos a comer al Cantón o a Bellagamba después de ver obras por los teatros del abasto y escuchando Chick Corea antes de dormir
O a mi basketbolista lindísimo y básico y su maestrajardinera inocentona y lectora de Sidney Sheldon, quienes podrían dedicarse canciones en FM Hit, mirar Casados con Hijos 2 o ir el domingo al Shopping.
O al que me amenazaba con suicidarse cuando cortamos y su loca anoréxica que recayó después que él la dejó, manteniendo preocupados y pendientes a todos sus amigos, familiares, e inclusive a mí. Ellos serían buenos compañeros de noches de bebidas blancas, terapias y rehabilitaciones varias y hasta podrían tener, juntos, un blog oscuro y desgarrado, con template de fondo negro y letras chorreadas.
O sea, siempre hay algo, aunque sea muy remoto, que conecta a las parejas que fuimos teniendo a lo largo de nuestra vida.
Lo que yo propongo es renunciar a la satisfacción del halago, a la gratitud de sentirnos deseados, a la vanidad de saber que nos lloran, a la seguridad de saber que tenemos el control sobre otro.
Lo que yo propongo es explotar este hipervínculo en pos de una vida mas feliz, digna y tranquila.
Para todos.

Mañana 11

Es el aniversario de las torres, el de la muerte de Domingo F., y el de mi nacimiento.

Veinticuatro.
Los números pares me dan como desconfianza, pero en fin, bienvenidos!!!

Como si quedara otra.

Se aceptan congratulaciones y deseos de buenaventura. Hay pocas cosas que me hagan tan feliz como los saludos de cumpleaños.