3 abr. 2009

Invadime ésta

Que no, no te quiero invadir. Ostias. Ni que el cometido de cualquier mujer plena e independiente fuera que los cajones del placard de su pareja rebasen de corpiños. Lo que vos no entendés que yo SIEMPRE ando con muchas cosas. En mi cartera de hoy, por ejemplo (que fue un día tranquilísimo, sin actividad física ni horas cátedra) hay:
  • un pañuelo por si llueve y el flequillo se me descontrola,
  • una botella de agua mineral,
  • gotas descongestiavs para los ojos,
  • anteojos de ver de lejos y gafas de sol,
  • una guia T,
  • un sobre con papeles para hacer trámites,
  • un par de zapatillas de punta por si tengo 20 minutos para irme a ensayar mi variación al gimnasio,
  • un par de chatitas por si los tacos que tengo puestos me traicionan,
  • un vestido que combina con esas chatitas,
  • un reproductor de mp3,
  • un folleto para dejar de fumar,
  • una pantalla facial,
  • una muestra de un antialérgico,
  • un labial, rimmel y corrector de ojeras,
  • carilinas,
  • muchas invisibles desparramadas,
  • una cartuchera con resaltadores por si tengo que resumir algo mientras viajo en colectivo
  • y cepillo y pasta de dientes.
Entonces, con la lista arriba expuesta a modo de ejemplo, es totalmente lógico pensar que si duermo en tu casa voy a tener que tener un camisón, si me baño en tu casa voy a tener que tener cremas, acondicionador y una planchita ó que si como en tu casa voy a tener que tener frutas y verduras si no quiero caer en el agujero negro trans de los pretzels y la pizza calentada. Además tengo que tener pan y café de filtro, porque por más que te ame con el alma de ninguna manera aceptaré jamás que mi primer ingesta del día sea esa calamidad llamada café soluble y porque las galletitas dan celulitis. Ah, y si aparte de todo eso voy a cocinarte seguido tiene que haber harina, leche entera, azucar negra, tres variedades de curry, cebollas, papas, yogur natural y vino de caja para reforzar las salsas.
Entendeme, no es un atraco a tu espacio, a tu independencia ni a tu intimidad. No quiero que nadie vea mis bártulos, no estoy marcando territorio, no necesito la confirmación de nada. Jamás se me ocurriría dejar algo en tu casa que no sea estrictamente funcional, ni haría cosas como decorar las paredes con los cuadros o fotos que me gustan a mí, subir a tu computadora temas de Chavela Vargas ó acomodar en tu biblioteca algunos ejemplares de mis autores favoritos.
A mi no me cabe la mudanza hormiga. Si mi intención más perversa fuera invadirte, estaría plantando una bandera en el sillón y destinando un cuarto a sala de zapatos y karaoke. Si efectivamente sintiera que tu casa es mi casa, tendrías gente estudiando con el ceño fruncido y ojeras crónicas 3 veces por semana, amigas cenando & "poniéndose al día" dos y toda la temporada de House MD apilada al lado de la tele.
Y por ahí hasta un perro en el balcón.



16 comentarios:

Limada dijo...

Que quede claro! :)

querés melón? dijo...

Qué carácter nena!

melquíades dijo...

¿No lo había prohibido la FDA al café soluble?

emme dijo...

Pero seguro que leyó en cosmopólitan algo así como que el cepillo de dientes era la señal de que se te iba a instalar en la casa.

Vulgar dijo...

Mmm ... por otro lado, si no quisieras instalarte, no dejarias nada.

A-nònima dijo...

che pero vos te enojás muuucho mucho no?
osea tan mal te puso?
no querrás quedarte vos nO?mmmmmmmmm jejeee
chistonto no te calentesss!!

El Infalible dijo...

me encanto. buen punto de vista.
saludos

Betty Carol dijo...

Lima: si. La próxima que me diga algo, va pasacalle.

Augusto: soy un lobo con piel de cordero.

Y TUUUU CON ELLL!!
Y TUUUU CON ELLLL!

(ay, que ganas de escuchar al paz martinez)

melquiadess: lo último que supe es que lo usan para desarmar bridas en laparoscópicas.

emme: en la Hombre ó la Maxim. Me juego. Igual el cepillo lo puso él. Yo siempre tengo uno en la cartera porque si no mi dentista me tortura.

Un saludo a la Dra. Liliana, que es una fenómena.

Vulgar: pero si quisiera instalarme dejaría cosas que sí me hacen sentir en casa.

A-nónima: 3 veces al año, me enojo. Pero ésta no fue una de esas, le juro.

Infalible: gracias!

Café (con tostadas) dijo...

es culpa de la publicidad de no sé qué cosa... es de "un día Mariana dejó un cepillo de diente en la casa de Pablo" (la putamadre! como se pega el cantito ese!)

Marie dijo...

yo logré desprenderme de la dependencia carteril
ya salgo prácticamente sin nada
casi soy un hombre

Betty Carol dijo...

Café: es verdad!!! y de l arevista Hombre, como dice emme más arriba.
A mi no se me pegó el cantito porque no la vi nunca esa publi, pero desde ayer nome puedo sacar al paz martinez. Y TUUUUUUUUU CON ELLLLLLLLLLLLLLLL!!!!!!!

MArie: pero qué, está en un tratamiento para adictos en recuperación o algo asi? si no no entiendo

Marie dijo...

Betty, es que me dí cuenta que iba y venía caminando al trabajo, todos los días (3 km de ida y 3 km de vuelta) inclinada como la torre de Pisa por el peso de la cartera.
Me iba a lastimar! por eso me aliviané!
ahora traigo solo lo indispensable
antes estaba como vos o peor

Loki dijo...

Es el típico "Síndome del país que acusa a otro de espionaje e invasión de territorio porque instaló una Oficina Consular". En mis tiempos le decíamos Paranoia.
Por otro lado no entiendo como alguien en su sano juicio puede quejarse de que Ud. lo invada por alguna que otra cosita que dejó, yo le montaría una escena por lo que no trajo (y por qué no lo trajo... ¿eh?). Alguna gente se queja de llena nomás

Loki dijo...

estehm... lo del perro en el balcón no se relaciona conmigo ¿no?

Anónimo dijo...

Como seras vos sin tanta mugre, muy natural que sos jaja.

Betty Carol dijo...

Marie: Ay! Caminar tanto y andar sin cartera debe ser super terapeutico! como irse de vacaciones a hacer turmismo aventura!!!

Loki: ayyyyyyyyy tierno tierno tierno tierno.
No, no se relaciona con Ud.

anónimo: no entiendo. Es una pregunta? me está peleando? O sos mi madre?
No, mi madre diria algo de usar flores en el pelo o aros o collares.
En fin.