16 jun. 2006

Casual Friday

Los personajes de la oficina no dejan de serlo bajo ninguna circunstancia.

El mundial, por ejemplo.

Si bien, como la mayoría de los deportes, el fútbol no me simpatiza el pasado viernes sucumbí al frenesí nacionalista y me adherí a las filas de los seguidores del partido de Argentina. La cosa era previsible: gente nerviosa desde las 8:30, gente colmada de adornos y cachivaches atribuyéndole a tales objetos dotes de buenaventura, gente embolsada en camisetas de improvisado shopping de retiro, gente preguntando cómo voy en el prode del cual no participé ni participaría jamás, gente desesperada pidiendo ayuda con los controles de las salas, gente, gente y más gente; todos ellos necesitando manifestar su ansiedad, nerviosismo o su amor a la patria.

Apenas pasados unos minutos de la pitada inicial los roles empiezan a evidenciarse, para terminar de definirse después del primer tanto a nuestro favor.

Cito algunos:

La recepcionista resbaladiza: esta chica no tiene reparos en mostrar su escote a quien quiera ver, independientemente de que el termómetro indique lluvia tropical o frío polar. Trata a todas las damas con simpatía aniñada y a los caballeros con una dulzura que dificulta trazar una línea entre lo amable y lo regalado. Viene a la sala donde se proyecta el partido con un sweater escotado rojo y una vincha de Argentina en la cabeza; y cada vez que se inicia una jugada prometedora inclina su cuerpo hacia adelante tocando los hombros del hombre sentado en la fila anterior, fingiendo estar nerviosa. Coquetea y comenta con el pasante de turno durante todo el partido, pero si finalmente se concreta un gol, se fundirá en un ferviente abrazo con un director de departamento o superior.

La mujer que sí sabe de fútbol: es la única en toda la empresa a la cual los varones participan de sus discusiones deportivas, en las que su opinión es escuchada con atención y respeto. También es la única fémina que se sienta en la primera fila, lugar reservado tácitamente al personal masculino.
Mira el partido crítica y friamente y festeja los goles con un sencillo pero sentido aplauso.
Cuando alguna de las cacatúas (ver más adelante) hace un comentario fuera de lugar en voz alta, ella girará su cabeza para fulminarlas con una mirada.

Las cacatúas: son 4 o 5 secretarias de más de 40 años que nadie entiende cómo demonios consiguen mantener su empleo. Llegan al partido tarde, hacen ruido con las sillas (debido a que deben ubicar sus enormes traseros) y traen un plato repleto de facturas de Pesce, todo mientras cotorrean en un tono de voz insufrible para cualquier mortal. Como tienen hijos varones que juegan los interescolares se sienten con derecho a opinar sobre el deporte, sin darse cuenta de que sus observaciones son tan inoportunas como prescindibles.

El que se quedó: la mayoría de los empleados con los cuales comparte la jerarquìa del cargo y los torneos de golf están viendo los partidos en vivo y en directo, habiendo sido invitados por clientes o por la Empresa. A él, porque nadie lo soporta o porque su departamento se viene a pique, le tocó quedarse. Mira el encuentro sentado en la primera fila, pero con un dejo de resentimiento e incomodidad. De vez en cuando se da vuelta y hace una mueca de disgusto al ver que no hay beneficios diferenciales entre él y el resto del personal.
Sin embargo hay que destacar que cada tanto concentra esfuerzos y buenavoluntad y pide que le pasen un mate para tratar de congraciarse con la plebe. Y la intención es lo que cuenta.

Los calientes: esta categoría está conformada por un puñado de muchachos que tienen como principal objetivo de la mañana toquetear, manosear, sobar y acariciar cuanta curva femenina les sea posible. Se sientan estratégicamente detrás del grupo de las chicas de Customer Service y tendrán un modus operandi similar al de la recepcionista resbaladiza, claro que como son hombres el ataque se concreta de una manera mucho menos sutil y aterciopelada. Así, abundarán manos en los hombros, manos en las manos, manos en el cuello, comentarios al oído, abrazos cuando empieza el partido, cuando hay cambio, cuando hay tiro libre, cuando hay tiro de esquina, cuando enfocan la tribuna, cuando termina el primer tiempo...y miles de demostraciones límbicas más, aprovechándose impunemente de que la atención de todo el mundo está centrada en la pantalla.

La chicas del Customer: para ellas el partido es un desfile masculino con escenario a la italiana. Emiten grititos de éxtasis cada vez que la cámara toma a alguno de los jugadores más agraciados, aunque sean del equipo contrario.

Merece un comentario especial una de ellas, que tiene un gorro puesto y que llega del baño justo cuando Argentina marca el 4to gol; razón por la cual se autoatribuye descaradamente la cualidad traer suerte. De ahí en más, cada movimiento acertado que realice el equipo serán considerados consecuencias de su presencia y ella saltará como un canguro deforme a los gritos de "Soy yo!" "Es mi gorro!!!"

...................................

Les juro, queridos lectores, que hice mi mejor esfuerzo por no parecer una ermitaña inadaptada y compartir del grato momento que implica presenciar en grupo un evento deportivo de semejante magnitud, p
ero estas cosas realmente superan mi capacidad de conciliación y tolerancia.
El miércoles venidero me ofreceré voluntariamente a realizar guardias o pasaré a la historia como la culpable de un cruento asesinato en masa.

16 comentarios:

Diet Bridget dijo...

Me hizo reír, mon Dieu, ¡entre lo del perro y esa oficina Ud está para entrar en un diccionario martiriológico!

La ayudo a hacer limpieza, si quiere. El miércoles me desocupo a la hora del partido: avise las coordeanas y me acerco con unos palos bien contundentes...

Saludos!

Nefastas dijo...

te imagino en ese momento escribiendo este post en tu mente...con la ansiedad de poder llegar a tu hogar y volcarlo a la página ...como una manera de descargar las ganas de gritarles a todos en la cara que son una manga de pelotudos!!!
a mí me gusta el fútbol, aprendí a verlo con mi papá, y por esa misma razón no tolero que alguien hable mientras estoy mirando...con lo cual ni con mis amigas lo veo, tiene que ser con gente de suma confianza (y que entienda algo) a quien pueda mandar a la mierda tranquilamente. Si estoy sola ...cuando estoy emocionada, llamo a mi viejo y comentamos los partidos por teléfono! jajaaj soy patética, pero bueno! me enganchó vio!...ahora...le digo...yo que ud el próximo partido si me puedo ir..me rajaría (Más sabiendo que a ud no le gusta!)...no hay peor experiencia que ver el partido con la gente del laburo...me pasó el mundial pasado y es lo MENOS!!
Además todo va a ser excusa para que algún estúpido le ponga una mano no deseada...
La del gorrito, merece la muerte...o un botón de eyección cerca de donde se encuentre! pregúntele x ej. cómo salio italia con USA y si sabe los jugadores que echaron ese día...no va a saber nada...y hágala callar!!
Perdón por lo extenso, pero su post me inspiró...
sin embargo le repito...el miércoles huya!!!
besotes y paciencia
una de las nef

Betty Carol dijo...

diet bridget: DELE. Palos con clavos oxidados en las puntas. Esta gente no se merece menos que morir tetanizada.

nef: a mí el único deporte que me gusta es el basket. Y el fútbol lo miro un poco por tradición familiar (mis abuelos y mi viejo eran relativamente destacados) y un poco porque a veces le encuentro la vuelta.
La vuelta es que tengan connotación coreográfica, la cual es mucho más evidente en el básket por los saltos y los movimientos aéreos, pero en el fútbol a veces tb aparece (Ronaldinho, por ejemplo, que tendría que estar bailando en el Bolshoi).

Seguiré su consejo y el miércoles me haré invisible....ahhh..porque encima los muy retrasados de acá del laburo pretenden cumplir con el ritual de que todos nos sentemos en los mismos lugares...
Es un misterio que estando en manos de gente tan disminuída la compañía para la cual trabajo haya subsistido a través de tanto tiempo.

Ud conoce la rta a la pregunta de Italia-USA? De mi lista vendría a ser la que sí sabe de fútbol, no?
La felicito.

Fer dijo...

Betty, mudado a una sucursal por tiempo indefinido, completamente solo (jamás pensé que la soledad se sintiera tanto), mirando el partido en una televisión (mía por cierto) en blanco y negro, con llovizna porque en este edificio no hay antena, sin poder gritar los goles porque tengo al lado la oficina de una psicóloga. Mientras que en la Central lo ven en proyector, a todo color y a todo volumen. Mira si no se me cae una lagrima le ando cerca.
Y que curioso, yo daría todo por poder compartir con la muchachada este momento.
Mi consejo si se me permite, que trates de disfrutar todo lo que puedas.
Habrá que verle el lado positivo, es solo cada cuatro años, la masificación a veces no es tan mala, a veces hay que renunciar a ser “chic” y tratar de ponerse el gorro Arlequín (como los odio), y sino, de ultima, son casi dos horas menos de trabajo.
Besos

montevideana dijo...

Odio el fútbol.

Nefastas dijo...

espero que llegue a leer esto antes de mañana, le cuento para que se haga una idea y si le preguntan los deja a todos calladitos: el día de hoy (20) empataron inglaterra-suecia 2-2, mañana juegan méxico-portugal, luego argentina-holanda. De estos partidos se definirá el contrincante de la argentina para el próximo sábado (octavos de final) y si pasamos jugamos el 30 (los cuartos). El mundial termina el 9 de julio.
a mí me gusta el fútbol, algo sé (he ganado el respeto de la platea masculina) y me veo todos los partidos que puedo del mundial...
sobre el partido del sábado le digo: a usa le echaron dos jugadores y a italia uno...y los muy muertos no pudieron ganar el partido.

por cualquier otro tipo de support que necesite, no dude en consultar...seremos como unas informantes a hurtadillas...

ojo, esa soy yo, la otra nefasta es como ud....no le gusta nada!

ahhh, y haga lo que quiera, no cumpla con cábalas de otros si ud no cree, alegue que la selección tiene potencial y qeu no dependen de ud y listo!!!

y ojo con la del gorro...péguele si es necesario o hágala quedar bien mal...
a sus órdenes para cuando lo necesite!!
besos y ha sido un placer!

nef V

Betty Carol dijo...

Fer: no es por dejar de ser chic (no lo soy y probablemente nunca lo sea) y de hecho a veces me divierte ser parte de una masa...lo que me pone violeta de la ira es el entusiasmo exagerado, la exacerbación enfermiza y las opiniones en voz alta de gente que no tiene idea.

montevideana: yo no puedo por una cuestión familiar, pero odio como se ponen algunas personas cuando miran fútbol, eso sí.

nef: al final vi el partido en mi casa -sola y tomando sopa de tomates- así que no fue tan traumático, pero en el almuerzo de hoy voy a relucir todo lo que me enseñó y voy a dármelas de entendida con mis amigos varones.
Gracias, después le cuento.

Niño Pol dijo...

Durante Argentina - Holanda tuve sentada a mi lado al "Duna".
Es tan vulgar como el auto homónimo, de ahí su nickname.
La muy pelotuda decía cosas como "´Córranle el arco" o "No tiene nada, puto, que se levante".
Todo esto, por supuesto, sin tener la MENOR idea de fútbol.
En el segundo tiempo se aburrió y se fue a su computadora.
Cotorra horrendísima, tenía ganas de dispararle con una escopeta de 4 cañones directo en su cara de guaraní.

Betty Carol dijo...

pol: "El Duna". Lo adoro tanto.
Esa es la que dice orsai, también, porque se lo escuchó decir a alguien y lo repite pretendiendo aparentar conocimiento.

Lo que a mi realmente no me entra en la cabeza es como las empresas no se desmoronan con gente así. Yo empiezo a creer que la mía en realidad se dedica al lavado de dinero y todo el negocio petroquímico es una mera pantalla.

Enric o dijo...

Gran artículo. Sabiendo eso decidí hacer un plan laboral paralelo y conseguir un salvoconducto para ir a ver los partidos a lo de un amigo que vive cerca del microcentro. Un acuerdo que me obliga a laburar un poco en casa, pero es un sacrificio que el mundial merece.
Ahora bien, cuando vayan a liquidar a estos personajes nefastos avisen. Yo llevo una bolsa llena de picaportes para golpearlos.
Y por último, larga vida a las mujeres que saben de fútbol y siguen siendo femeninas.

Fer dijo...

A las empresas en cierto sentido le conviene tener a empleados sin muchas luces. Muchos de ellos hacen cualquier cosa sin cuestionar y sus mayores ambiciones son tener el auto tuneado para impresionar a la dama de turno.
Tuve un compañero que no solo era demasiado inteligente, también tenia ideas propias y para colmo, las expresaba. Obviamente la Jefatura Subalterna, ante la inminente serruchada de piso que se les venia, se lo fagocitaron.
Yo soy menos peligroso. A mi solo me mandan al culo del mundo a trabajar

Clarixiña dijo...

Ayer pregunté a que hora era el partido de hoy, y me miraron con una cara como diciendo: no podés!
Manga de ignorantes, como si eso fuera taaaan importante.

Betty Carol dijo...

enrico: astusto estuvo. Los picaportes funcionarìan bien, pero tb tienen que se oxidados. Yo quiero una muerte tetànica en masa.

fer: ay, pero que lindo eso de que lo manden a trabajar a todos lados. A mí nada mas me hacen viajar a encuentros de salud aburridísimo en tierras que ya conozco bien.

clarixiña: Indígnese mas. Miércoles, facultad de medicina. Gente con gorro, banderín y vincha por doquier....yo no entendía tanto traperío a esa hora en ese lugar...resulta que proyectaron el partido contra Holanda en el AULA MAGNA!!!!! Es inaudito.

Anónimo dijo...

I like it! Good job. Go on.
»

Anónimo dijo...

You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it Plastic surgeon melbourne Viagra pharmacy adipex diet pill breast implants

Andy W dijo...

que papelón la recepcionista!! cómo va a coquetear con el pasante de turno? sucia perra.